sábado, 4 de agosto de 2012

Prometheus



Bastante decepcionante para lo que cabía esperar, Prometheus copia directamente, escena por escena, la estructura del Alien original (¿tenía necesidad Ridley Scott de hacer eso? ¿no se da cuenta de que eso lastra enormemente la originalidad y personalidad de la nueva producción, relegándola a subproducto casi en homenaje al anterior?), sólo que estas escenas análogas son más pobres y predecibles. Sí, esa primera escena es muy "mítica", y a su favor hay que decir que los "ingenieros" están estéticamente muy bien conseguidos. Pero, en primer lugar, ya están jugando de nuevo con la "retrocontinuidad" histórica y biológica del ser humano, como hicieran los Alien vs Predator, aunque esto no me moleste demasiado. Y en segundo, aunque responde a algunas preguntas, nos deja con más formuladas, y deja varios hilos abiertos para una secuela, con lo que empieza a oler a nueva franquicia aprovechando el filón. De hecho, al no explicar el origen de ese genoma o líquido negro-arma biológica de los Ingenieros, hasta bien podrían hacer una precuela de esta precuela (aunque suponemos que todas estas cuestiones se responderán más o menos convenientemente en la próxima secuela).

El desfile de aliens (a cada cual más asquerosillo, destacando en intensidad la escena de la auto-cesárea de la protagonista... tardaré bastante en comer sepia a la plancha otra vez :roll: ) se agradece por el género al que pertenece la película, pero se hace también un tanto excesivo y tal vez innecesario. Queremos ver al alien. Y está claro que para eso tendremos que pagar otra entrada de cine dentro de tres o cuatro años. Mientras tanto, en mi cabeza juguetona, se me ocurrió el combate ficticio definitivo en estas lides: Ingeniero contra Depredador. Eso sí es un combate más igualado. Porque los Ingenieros (lo escribo con mayúscula, que al fin y al cabo son como nuestros dioses creadores) meten guallas como panes...

Queda la intriga de la verdadera motivación de estos nuevos (y viejos) personajes, los Ingenieros. ¿Sigue su planeta originario habitado? ¿Por qué decidieron acabar con nosotros (esta pregunta no me intriga lo más mínimo en realidad... supongo que simplemente sintonizaron un canal de noticias en 2012 y decidieron que nos harían un favor, que su creación se había desvirtuado).

Total, que me esperaba casi una obra de arte, me esparaba un nuevo Avatar (que a mí personalmente me encantó), y lo que tenemos es otra aburrida megaproducción hollywoodiense de "corta y pega 2.0, que nos hemos quedado sin ideas" con ciertas pretensiones de complejidad y excelencia. Pero de estas últimas, poco.

PD: Sin mencionar cuestiones dudosas como: ¿cómo puede el androide comunicarse con los Ingenieros sólo habiendo estudiado las lenguas primigenias terráqueas, incluso conociendo su raíz, si los Ingenieros vienen de un planeta lejanísimo y deberían tener un idioma distinto (aunque en realidad no llegamos a ver a un Ingeniero respondiéndole al androide... tal vez su visceral respuesta es por la mala pronunciación de alguna palabra del Fassbender)? ¿Cómo puede el androide moverse como pez en el agua por los intrincados sistemas de defensa de esos bichos (ya, ya lo sé, es un androide...). ¿A santo de qué esa mala leche de la Charlize Theron? ¿De verdad es hija de su padre, o más bien un experimento, una niña probeta, o un androide... o un juguete sexual del viejete? (en ese sentido, entenderíamos su acritud) ¿Qué le pasa exactamente al noviete arqueólogo, una indigestión (se nos antoja muy simple lo de la transformación en Mr. Hyde por ardor de estómago: no querían crear otro bicho al uso, que saliera de algún orificio del sujeto)?



3 comentarios:

  1. Hola, Antuán, espero que el verano haya sido propicio. Comparto contigo las sensaciones sobre Prometheus, que promete más de lo que da. El guión es tan delgado como el papel de fumar (no sé donde he leído ese símil), demasido deudor de la película de la que es precuela, pero sin calidad narrativa. El aspecto estético si me gustó, sobre todo porque sigue explotando los diseños del suizo Giger, y porque el principio es una preciosidad. En fin, una oportunidad perdida y un nuevo guión preparado para la secuela a estrenar en 2015. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Bartolo! El verano bastante propicio, por tierras galas y catalanas. Curiosamente, Prometheus también ha cosechado algunas geniales críticas (pero bueno, como todo... para gustos los colores). De acuerdo en que el principio es muy bonito, casi poético... Y por supuesto, estéticamente está muy lograda. Giger es un grande. Pero queda esa impresión general de que la película "vive de las rentas". Nada realmente nuevo en el horizonte. Bueno, sí, secuelas de la precuela (¿cómo llamarlas, pre-secuelas"?).

      Un abrazo Bartolo. Me acuerdo mucho de vosotros. Prometo (pero de verdad, no como Prometheus) pasarme ya mismo por tu blog, que hace tiempo que no lo visito. Abrazos

      Eliminar