martes, 3 de diciembre de 2013

Lazo Múltiple

Ahora que se acerca el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple, he tenido ocasión de ver el siguiente vídeo:


La verdad es que me ha parecido precioso, por su simpatía y originalidad. Pero lo que más me ha gustado es la siguiente frase:

Además, como la EM
afecta de forma diferente a cada persona
queríamos un lazo que permitiese a la gente
elegir cómo lucirlo.

Porque esa es, al menos en mi experiencia, la gran verdad.

Es curioso cómo, en un momento dado, de pronto todo el mundo parece ser experto en EM, por tres cosas que han podido leer. Pero, ay, lo primero que le dice a uno un buen Neurólogo (no, no el Traumatólogo, ni el Pediatra, ni el Cardiólogo, ni el Hematólogo, ni el Dentista, ni el pescatero... ¡el Neurólogo, el Neurólogo!) es que la EM se manifiesta en cada paciente de una forma distinta y particular... que cada paciente es un Mundo. Que no se puede generalizar demasiado. Como con el individuo en sociedad, con sus parámetros personales y su camino propio.

Me ha gustado la frase y he querido compartirla.

Y tanto me ha gustado que me he descargado la aplicación "Lazo Múltiple" y me he tuneado la cara para contribuir a la causa.



Aquí luzco el Lazo Múltiple cual marca inequívoca de algún linaje de demonios mayores de algún plano elemental perdido. También puede ser visto como unos cuernos (pronunciado "cuennnoh") frontales, al modo de aquellos que Migue Ángel oportunamente cincelara. 



Aquí muestro el Lazo como sello de protección. Se trata, concretamente, del sello del Huevo de las Tinieblas. Tranquilos, no lo uso mucho. En esta ocasión ha sido convenientemente invocado para proteger el libre albedrío y la idiosincrasia personal...

Que es, a fin de cuentas, de lo que va todo. 

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Las cosas por su nombre



Nuevamente no puedo sino referir mis más sinceras recomendaciones hacia el muy ilustre e ilustrado rincón de Letras de Bartolomé Medina, "La Amalgama".

Y es que da gusto ver que, de vez en cuando, se llame a las cosas por su nombre. Bartolo es de esos nombradores, que matiza cada palabra y calcula su peso específico, no aludiendo a nada que no conozca perfectamente. Qué curioso, ahora que he empezado a leer Las Mil y Una Noches, en una edición en cuyo prólogo Michel Gall reza:

Los narradores de Las Mil y Una Noches sólo hablaban de cosas que conocían perfectamente. Sus cuentos más extravagantes no son nunca fantasías gratuitas, sino visiones de nosotros mismos. 

, al tiempo que destaca el poder de la Palabra como núcleo vertebrador de todo el aparato de cuentos. Tampoco me reservaré ésta que suelta también Monsieur Gall:

El placer de escuchar un buen cuento prevalece sobre las funciones de gobierno.

¿Nos está contando Bartolo cuentos? Lo terrible es que, en su caso, ni precisa de ello para describir la realidad y el estatus quo del Pensamiento en la actualidad. Simplemente nombra a las cosas por su nombre, en un ejercicio de síntesis macrohistórica de la línea filosófica que nos ha traido hasta aquí. Una de las grandes razones por las que me pasé al bando de las Letras fue, tal y como le dije a una compañera historiadora siendo aún un puber universitario: Porque quiero saber lo que pasó. Tal razonamiento presuponía ya, en mi joven mente, una sospecha de decadencia (¡o apoteosis, cuidado!, aquí el quid del razonamiento de Bartolo) de las Ideas. Qué placer cuando alguien más sabio que tú te otorga siquiera alguna mínima clave de por dónde van los tiros, en voz baja y sin salir en los tabloides.

Sus conocimientos en el campo de la Filosofía (esa disciplina que enseña a pensar y a forjar un Pensamiento Propio y que se pretende eliminar en la Educación) rebasan a los míos con creces, y no puedo sino sentir esa apremiante necesidad de aprender y reflexionar más cuando lo leo. Pero mientras encuentro el tiempo para atenuar mi ignorancia, La Amalgama es una lectura reconfortante, estimulante y tremendamente enriquecedora. Esta entrada y la siguiente valgan como muestra.

Pasen, señores, pasen y vean:

Mercado o la apoteosis de la metafísica:

http://jumilla-amalgama.blogspot.com.es/2013/11/mercado-o-la-apoteosis-de-la-metafisica.html#comment-form

Amazon y la estructura de emplazamiento:

http://jumilla-amalgama.blogspot.com.es/2013/11/amazon-y-la-estructura-de-emplazamiento.html

Habrá que invocar las palabras de aquella Scherezade:

El siguiente relato es, si cabe, aún más interesante que este último.

Pues en La Amalgama, no nos cabe duda de que así será.




martes, 26 de noviembre de 2013

Tareas cotidianas

Agradece las tareas cotidianas


Ya sea cocinar, fregar los platos, hacer la limpieza o la colada, tender o planchar... Las tareas cotidianas ayudan a centrar la mente y a ordenar las ideas.
No estoy de acuerdo con ninguna educación que exima a los hijos de realizar tareas cotidianas. Al contrario, deberíamos enseñarles desde pequeños a realizarlas, no ya por el rigor o la disciplina, sino para que aprendan a disfrutarlas. Porque, al fin y al cabo, al negárselas, ¿no les estamos impidiendo que disfruten de ellas, de la dimensión cotidiana de la Vida, de la sencillez de los asuntos aparentemente más triviales, de la misma Naturaleza humana?



lunes, 11 de noviembre de 2013

El juego de Ender

Enormes los últimos diez minutos de esta película.

El resto de la cinta, como si no lo hubiera visto: militarismo, fomento de la competitividad, presión psicológica, estrés, violencia, calumnia política, belicismo... todo aquello que rechazo. Pero esos últimos diez minutos valen por el resto de la película y por otras tantas más.

¿Un niño superdotado que cuestiona sistemáticamente toda autoridad por encima de él y acaba rechazando la guerra y entablando comunicación con el enemigo, desoyendo a toda su propia especie?... Sí. Oh, Señor, claro que sí.

Para esto está la Ci-Fi, para concienciar. A ver si leo la novela.



Sabiduría canina

Esta mañana, paseando a mi perro, me he encontrado con un cartel en el suelo que rezaba Exposición canina. De inmediato mi sabio perro ha procedido al despiece del mismo, arrancándole trocitos con fruición y regocijo, sacudiendo la cabeza con pedacitos del trofeo entre las fauces, triunfante, dejándolo en retales.

Eso me ha hecho preguntarme: Si viera yo un cartel con el mensaje Exposición humana...
¿Acaso no actuaría igual?




domingo, 10 de noviembre de 2013

Topicazos españolitos:

"La culpa es de la parienta"


Hace poco escuché una expresión que mi bendita, imparcial y despiadada memoria selectiva había condenado al ostracismo. Alguien entonaba, tratando vanamente de opinar sobre los hábitos de persona ajena, que la culpa era de "la parienta".

En seguida una pregunta me asaltó: ¿Qué clase de persona se atreve a intentar despojar de dignidad a otra atribuyendo sus actos a una hipotética ciega obediencia a una supuesta tiranía conyugal? ¿Acaso no tenemos libertad para actuar, acaso no somos totalmente responsables de nuestros actos, acaso no tenemos dignidad, acaso no respeto? La respuesta a la primera pregunta me llegó ligera y tibia como un viento equinoccial: cualquiera que acusa en esos términos a otro, es porque en casa tiene lo mismo. Aquello de "se cree el ladrón que todos son de su condición". Pero, ay, hay tantas vidas, tantas opciones. 

Me dio que pensar un minuto. En mi caso, mi esposa y yo solemos tomar las decisiones de forma conjunta; en última instancia, la mayoría de veces, hasta reconozco que suelo ostentar la última palabra sobre a dónde vamos, a quién vemos, o a quién dejamos de ver. Aunque cada vez que ella se manifiesta, suele ser para proponer alguna idea infinitamente mejor que cualquiera de las mías; eso también lo reconozco. 

No obstante, mentiría si dijera que ignoro su existencia. Sé que existe. La generala. Pues haberlas, haylas. Y es que, oh amigos, más patética que la figura del calzonazos ibérico doméstico, que deja de pronunciarse y manifestar su verdad, eliminando su libre albedrío (tal vez hasta podemos rastrear un cierto componente biológico en ello: la natural tentativa masculina de placer a la hembra; esto puede resultar hasta bonito, en ciertas dosis), es la de la generala salvaje mediterránea, la cual por ignorancia, costumbre funesta, orgullo, neurosis, hipersensibilidad mal gestionada, o cualquiera que sea la razón, impone su ley por doquier dentro y fuera de su casa impunemente. 

Personalmente, no puedo sino dar gracias al buen Dios por mantenerme alejado de tales toxicidades. Francamente, me siento dichoso.

Habrá que terminar invocando aquellas míticas palabras del amigo Félix:
"Para que en las noches españolas
no dejen de escucharse
los hermosos aullidos
de la generala salvaje nacional"

Entonces, mi pícara, despiadada e imparcial memoria selectiva vuelve a ponerse en funcionamiento, y comienza a olvidar este feo asunto de culpar a la pareja de nadie...
Eliminando archivos,
Eliminando archivos...

, para retornar a nuestra duramente ganada felicidad, a nuestra arduamente lograda paz, a nuestra en buena hora conquistada y a duras penas mantenida libertad... con la firme determinación en el corazón de no volver a perderlas jamás.




miércoles, 30 de octubre de 2013

Astro Gangar



El pasado domingo día 27 de Octubre, tuve el placer de asistir a la II Muestra de Ilustradores murcianos "Murcia Ilustra", celebrada en el Cuartel de Artillería del ínclito Barrio del Carmen (no sé qué tiene este barrio, si es el hecho de que mis abuelos, mi madre y mi tío vivieron mucho tiempo allí, si son los aires de pueblo o de barrio viejo que lo inundan, si es una cierta buena integración del colectivo de inmigrantes y la consecuente multiculturalidad visible en sus calles, si es la comunión entre lo viejo y lo nuevo, o si es simple y sana nostalgia de la niñez al mirar los vetustos y floridos balcones donde otrora yo mismo pudiera corretear creando ensoñaciones postmodernas sobre telón de fondo costumbrista), acompañado de mi esposa y de un viejo amigo.
Allí, entre otros muchos, pude conocer al gran Fran Sáez. Y digo grande con todas las de la ley, porque "el movimiento se demuestra andando". Me lo encontré detrás de una mesa, dibujando esmeradamente con una sonrisa en los labios, una sonrisa que parece a su vez dibujada y entintada con Rotring en su rostro.

-Estoy dibujando mechas- pronunció "mecas"; robots japoneses- ¿Has visto Pacific Rim? Me estoy basando en sus diseños.

Le expresé mi opinión sobre el género mech del manga y anime japonés; le dije que en ese asunto soy más de la visión de Hayao Miyazaki, que declaró, hace ya años, que no comprendía por qué sus contemporáneos (japoneses) seguían dibujando género mech. Que soy más de madera y hoja que de tornillo y circuito, y que a menudo el género no transmite sino pesadillas de tecnología militar, belicismo. También le dije mi opinión sobre la película de Guillermo Del Toro: que la estética estaba muy lograda, pero que le faltaba ese ápice de "poesía" y espiritualidad, de introspección psicológica que tiene el mismo género en Japón. Hablamos de las concomitancias entre Pacific Rim y Neon Génesis: Evangelion, el celebérrimo anime japonés. A su lado había una cuartilla a medio dibujar con un robot bastante vacilón que había sido bautizado como Joe Locomotive, obra de Akira Sanz, otro grande murciano que se había ausentado en ese momento.

-Aún así- continué-, si tengo que elegir un mecha entre todos los que hay, personalmente me quedo con uno bastante desconocido de los años 70s llamado Gangar- dije, con timidez, consciente de la poca difusión que tuvo aquel dibujo animado en nuestro país.

Fran me miró con los ojos como platos, el gesto cambiado. Se levantó con la sonrisa perfilada con Rotring 0.8 y me apretó la mano con fuerza.

-¡Coño, Gangar! ¡Lo conoces!

Mi sorpresa fue equiparable a la suya, pues en treinta y tres años que tengo no conocí a nadie (excepto mi hermano y mis padres) que supiera de un robot llamado Astro Gangar, con cara de hombre y cuerpo metálico bicolor. Hablamos un rato sobre él. Hablamos sobre lo egregio de su diseño, sencillo pero sumamente estilizado, robusto pero a la vez elegante. Hablamos de su extraña naturaleza: acaso no es un robot convencional como su más famoso compañero Mazinger, sino más bien, como apuntó Fran, un golem gigante, ya que está hecho de un material llamado "metal viviente" que la madre de Cántaro (la traducción que le dieron al protagonista, que creo que se llamaba Kenshiro en el original) le legó a éste antes de fallecer. Hablamos de lo especial y particular  de su idiosincrasia: mientras otros robots eran pilotados con mandos desde una cabina en su interior, Cántaro invocaba a Gangar, cuando se veía en peligro, mediante un medallón que su madre le dejó. Luego el niño parecía convertirse en energía y se introducía en el pecho del titánico robot, como un hálito, como un espíritu, dando así, como resultado, un hombre con alma de niño. Un hombre de treinta varas de altitud con la ilusión y los sueños de un niño que ha madurado deprisa por el drama de perder a su madre. Seguimos ahondando en lo original de su diseño: su cara parece humana, con un protector de barbilla y un casco. Aquello le otorgaba un aspecto humano, y un punto doliente y trágico reforzado por el patetismo de las trompetas de su muy japonesa banda sonora, llena de acordes menores y salpicada de tintes heroicos. Tenía la mirada perdida y el ceño medio fruncido, y rara vez sonreía. Reflexionamos sobre las razones de su escasa celebridad: Fran apuntó acertadamente que la serie empezó a emitirse pocos meses antes de la famosa Mazinger-Z, cuya popularidad acabó barriendo a Astro Gangar, que fue cancelada. Una lástima , porque creo que la prefería, por su fetichismo, su temática, su argumento... Apuntó Fran que prefería los diseños de los robots de antes porque eran descaradamente horteras: ¿Por qué puede un robot gigante llevar falda romana? Observé que hoy día los mechs suelen ser más funcionales, dada la explicitud a la que hoy se somete toda la cultura popular en detrimento de la abstracción.

Pero si digo que Fran es grande es, como dije arriba, porque "el movimiento se demuestra andando". Henchido de inspiración por la conversación que mantuvimos, sacó una cuartilla y empezó a dibujar como loco.

-¿Te busco una imagen con el móvil?- le pregunté.

-No, no hace falta. La tengo en mente.

Dibujó a Gangar y lo coloreó (con ese rojo carmesí tan de los 70s y 80s y un azul metálico) en cuestión de minutos, no sé... ¿cinco?; así, espontáneamente. Luego me regaló la cuartilla. Habría pagado por ella, os lo aseguro, si hubiera podido. Me la dedicó y la tituló "Astro Antonio". Astros somos todos, pero sentí un agradable y secreto cosquilleo al ver mi nombre sobre el rostro del robot de mi infancia, que nadie conoce. Nos hicimos una foto:



Le salió esandalosamente parecido al original:





Por cierto, Fran... ¡Al final es cierto que tenía un círculo en el pecho! Un círculo con el mismo simbolito del medallón que porta Cántaro: una cruz-estrella:

Se nos olvidó el detalle del circulito, pero no pasa nada. El rato que pasamos fue impagable, tanto como el dibujo que me llevé bajo el brazo y que paseé orgulloso por todo el Cuartel.

Curiosamente, a la salida, me encontré con un amigo (¡uno de los míticos "Gumias" que hacían doblajes caseros de El Señor de los Anillos, con cierto éxito en youtube!), y al ver el dibujo, me dijo...

-¡Astro Gangar! ¡Cántaro!

Con lo que comprobé que somos ya tres los españoles que conocimos al llamado (en Japón) "robot viviente".

Su madre, proveniente de un planeta en extinción invadido por una beligerante raza, lo esculpió a partir de un trozo de metal. Luego lo introdujo en el fondo de un volcán en las profundidades del océano. Así nació Gangar, cuyo nombre resuena en mi corazón. ¿Qué metáfora, siquiera inintencionada, encierra su particular historia? ¿Es acaso Gangar el Hombre que conserva su alma de niño (su pureza, no su infantilismo, pereza o egoísmo) a través de los consejos de una madre que ha sufrido los estragos del exterminio y la muerte, materializados en forma de medallón cruzado?

Como su nombre, su grito gutural sigue resonando en mi interior, en mi cerebro químico y en mi misma alma, con los brazos enormes y poderosos levantados contra el atardecer:

Gaaaaan-gaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Gracias Fran Sáez, artista de pro, por ese rato. Gracias Japón. Y gracias, Gangar. Por mucho que cancelaran tu serie. Me propuse verla entera (está íntegramente colgada en youtube en castellano).

Os dejo con el Opening o canción de apertura... Una de esas que, de míticas, hielan la sangre y le retrotraen a uno a otro lugar. Mientras creamos nuevos recuerdos, no está de más bucear de vez en cuando en el mar de sensaciones que conservamos de cuando éramos más vírgenes; por si acaso tal vez podemos regresar habiendo desenterrado algún conveniente tesoro, como un medallón luminoso. Quien se reencuentra con su niño interior está un poco más completo.
Los pelos de punta.

Por cierto, Fran... Mira esto, tío:




Si pudiera me hacía con uno...

Y recordad:
Doko- ka dé
Doko- ka dé...



Gangaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar!!!!!!!!

viernes, 11 de octubre de 2013

Padres e hijos.

Normalmente es el padre quien ha de reprender al hijo cuando éste hace gala de malos usos y palabras. ¡Pero cuánto mayor es la dicha del hijo que elogia a su padre por revelarse al fin, por mostrarse tal y como es y pronunciar las palabras que han de ser pronunciadas, en total ejercicio de libertad y dignidad, formando escándalo en las aguas cenagosas y estancadas! ¡Cuánto mayor es el júbilo y el orgullo filial por la vida paterna recién reconquistada!

El hijo se convertirá en padre,
el padre en hijo.

Gracias, Alfonso Cuarón



Gracias, Alfonso Cuarón, por Gravity (2013), deliciosa e intensa metáfora de la concepción y de la regeneración tanto a escala mínima y personal como a escala global y humana. El esperma espacial, que es Sandra, el homo novus (o la mulier nova) fecundando la superficie terrestre en destellos de fuego. Una de las imágenes más poderosas que he contemplado en una pantalla de cine en mi vida. Luego el parto, el parto, el nacimiento. Y la renqueante nueva vida, las temblorosas piernas del hombre nuevo, caminando hacia su nueva vida. Le retrotrae a uno a cuando era espermatozoide. A cuando luchó para conquistar el óvulo. Lo que nunca habíamos pensado es que tal vez alguno de esos otros espermatozoides que murieron por el camino, pudo habernos salvado la vida para que llegásemos a buen puerto, como Clooney. O todos los que murieron. Porque tal vez estaba escrito que Sandra, que nosotros, viviríamos. O tal vez es un milagro que lo hagamos.

Esta película insta a aprovechar la vida.

jueves, 3 de octubre de 2013

Shikaeshi! (¡Venganza!)

Aunque últimamente no tengo tiempo para colgar las cosas que me gustaría (por ejemplo, las delicias del decimonónico ensayo Walden, de Henry David Thoreau, 1854, que gustoso estoy leyendo), no puedo sustraerme de hacer un comentario sobre las dos últimas cintas que he visto.

Curiosamente, viene a coincidir que ambas son orientales (una sur-coreana, otra japonesa) y ambas versan sobre la venganza. Pero si me han sorprendido es porque ambas lo hacen de manera muy original.

La primera es Old Boy, de Park Chan-Wook (2003). Me ha parecido una obra maestra, como ya me prevenían las innumerables críticas. Otras cintas orientales que incluyen violencia se me han podido atragantar, y hasta he tenido que cortarlas a mitad (me viene a la cabeza Izo; cuando vi a un gato con el ojito colgando, me dije que no tenía por qué soportar el pésimo gusto de su director, y no perdí más tiempo con la película). Ésta no, porque contiene algo. Me atrevería a decir que el estilo de Park Chan-Wook ha dejado huella en el cine occidental comercial, pues mientras veía Old Boy me quedaba claro que Nolan ha de ser admirador del trabajo del sur-coreano: la contundencia, el dramatismo... solo que con Chan-Wook la cosa llega a adquirir tintes verdaderamente poéticos. En resumen, si la historia que cuenta esta cinta me ha gustado es porque en ella, el protagonista, el supuesto vengador, resulta ser la víctima. El auténtico vengador es el tipo del traje, enfermo hasta la médula. El vengador vengado. Siempre hay alguien más fuerte. Lo bonito es que el protagonista sobrevive porque alberga buenos sentimientos, por su bondad, y aunque mutilado, vive a malas penas para contarlo y conserva el amor (en forma de mujer). Sobrevive a malas penas a su vengador, al monstruo, que acaba cayendo por su propia mano.



Las segunda, en este "díptico de la venganza", o de la no-venganza, es Hana de Kore-Eda Hirokazu (2006), también director de Nadie Sabe. Una delicia para los sentidos, y para el espíritu. Pero ¿qué es lo interesante aquí? La negación total de la venganza. En la cinta, un joven samurai profesor se siente obligado por las normas de la tradición y de su clan a vengar a su padre, que fue asesinado. Pero él no alberga odio. Acaba perdonando implícitamente al asesino, aceptando a su hijo en su escuela, y montando un divertido tinglado teatral para engañar a su clan haciéndole creer que en efecto ha matado a su asesino, recibiendo de ellos el reconocimiento y una buena suma de dinero que da a sus vecinos pobres para que puedan pagar el alquiler y no ser echados del barrio. La metáfora presente en toda la cinta es la de transformar la venganza en amor, lo malo en bueno, materializada en el hecho de que los vecinos pobres venden sus excrementos como abono a cambio de dinero con el que compran pasteles de arroz: transformar las heces en pasteles de arroz. Esta es la primera cinta de samuráis que veo que no se soluciona con un combate. Sino con cabeza y buenos sentimientos. Precioso. De verdad.



Nunca me ha gustado la idea de venganza.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Más vasto que los imperios y más lento

He aquí un extracto magistral del relato de ciencia ficción Más vasto que los imperios y más lento (Vaster Than Empires and More Slow, 1971), de Úrsula K. Le Guin, compilado en Las doce moradas del viento, recientemente reeditada por RBA.
En él, el émpata Osden, que superó su autismo de infancia, suelta la siguiente arenga a la tripulación que le acompaña en una misión de exploración:

¿Es que no te das cuenta -y la voz de Osden subió de tono por la exasperación- de por qué vosotros me desagradáis y yo os desagrado a vosotros, a todos? ¿No te das cuenta de que yo retransmito todo afecto negativo o agresivo que habéis sentido hacia mí desde el día en que nos conocimos? Yo os devuelvo vuestra hostilidad. Lo hago en defensa propia (...). La autodefensa es la única técnica que he desarrollado para sustituir mi primitiva defensa, que consistía en apartarme totalmente de los demás. Por desgracia, eso crea un circuito cerrado, un circuito que se automantiene y que se autorrefuerza. Vuestra reacción inicial hacia mí fue la antipatía instintiva que se siente hacia un lisiado; ahora, por supuesto, es odio. ¿Es posible que no me entendáis?

Simplemente impresionante. Y una manera de transmitir, en clave de ciencia ficción (ese género en que, como en la Fantasía y la Poesía, se puede plasmar lo que no se puede expresar con palabras), cómo de crueles e irracionales pueden llegar a ser las dinámicas y reacciones grupales paranoides y la falta de atención y responsabilidad (siquiera involuntarias) hacia personas autónomas, sensibles y empáticas, por tomarse erróneamente la simple diferencia o la ausencia de estímulos emitidos como estímulos negativos emitido de facto.








viernes, 30 de agosto de 2013

Vida social

Ayer noche, haciendo vida social, escuché algo que captó mi atención:

Yo estoy a favor de la intervención de EEUU en Próximo Oriente para habilitar económicamente toda esa zona. Es que allí ponen los precios que les da la gana al petróleo.

Me gustan los problemas de matemática sociopolítica, me gustan los acertijos verbales. Éste tiene una facilísima solución, se despeja la X sin demasiado problema:

No existe guerra justificable.

Nada justifica la muerte de una sola persona.

Ni mil litros de petróleo.

En fin, es lo que se comentaba más abajo: la lástima es no ver alternativas al modelo estadounidense, canónico en Occidente y allende. Parafraseando al gran Rosendo, en el título de un álbum de hace ya unos años:

Lo malo es... Ni darse cuenta.


Pero haciendo vida social no acaba uno odiando al embajador de esa cultura autodestructiva, a ese adalid entregado del capitalismo en su formato actual. Ni mucho menos. Acaba uno viendo víctimas del sistema, buenas personas encorsetadas en dinámicas educacionales.

Educación.... Para los angloparlantes, el término education hace más bien referencia a información que a lo que nosotros entendemos por enseñanza y educación. En ello estamos, queridos, todos nosotros. En el largo camino de la búsqueda de información limpia, en el largo camino hacia la Educación, hacia el librepensamiento y el desarrollo de la personalidad propia, que al final, es lo que importa. Pues, al contrario de lo que pensaba este buen hombre que me propuso enigmas matemático-políticos ayer noche...

Si somos libres para pensar.

Sí es posible el  librepensamiento.

Gracias, buen hombre, por darme que pensar unos minutos.




Mecánica del muro



Lo que debes saber de Carrefour, Alcampo, El Corte Inglés, Mercadona... Un vídeo que me ha parecido sumamente interesante sobre algo que todos parecemos saber o intuir, pero pocos llegan a formular en palabras, a pronunciar en voz alta. Los hechizos sólo funcionan cuando son pronunciados.

Destaco una frase de entre el resto:

La gran victoria del sistema capitalista es hacernos creer que no hay alternativa.

La resignación y el escepticismo son la gran victoria del sistema.

Algo con lo que también comulgo. Pues una actitud que se rastrea por doquier hoy en día es la de quien parece sentir y así lo transmite, que no existe opción alguna más que el capitalismo agresivo y toda la cultura que conlleva. Menciona uno estas ideas y pronto le toman por un revolucionario (señalemos, entonces,  que existen muchas formas de revolución, y yo siempre he creído en la mental, la psicológica, la cultural, la paradigmática) o por un comunista: pero capitalismo y comunismo son simplemente distintas formas de explotación del individuo, tres cuartos de lo mismo en sus manifestaciones más funestas. No es en ellas en las que hay que pensar, sino en terceras vías, en nuevos sistemas, en alternativas.

Y, ay, es en parte por ello por lo que me gusta tanto la ciencia-ficción; porque como género viene a reivindicar una idea que considero poderosa, necesaria e higiénica:

que otros mundos son posibles. 

domingo, 7 de julio de 2013

Frase del día

Cuanto más defensiva era una sociedad,

más conformista.


Es de Úrsula K. Le Guin, a día de hoy mi escritora favorita, autora de novelas como Los Desposeídos, El Nombre del Mundo es Bosque o La Mano Izquierda de la Oscuridad. Todas novelazas de gran concienciación , en una sutil clave de ciencia-ficción.






martes, 2 de julio de 2013

Propósito de enmienda

La gente piensa en dejarse el tabaco, las grasas saturadas o el alcohol. Yo estoy pensando en dejarme Hollywood.

Me avergüenza reconocer que he pagado y perdido mi tiempo en lo que se puede ver últimamente. Revivals continuos del 11-S, propaganda política, económica y militar yankee, ausencia de contenidos... Forma sin fondo. La forma es más forma que nunca, el fondo es menos fondo que nunca.


Dado el género y la temática que toca, esperaba mucho más de After Earth. Un discurso ecologista, tal vez anti industrial, anti belicista o anti imperialista como la cameroniana Avatar... Al final la cinta solo esconde una pequeña lectura sobre el miedo, que podría haberse contado igual en 5 minutos. Además está llena de señas castrenses, y yo particularmente rechazo el elemento militar. 
La parafernalia espacial se antoja innecesaria: podía narrarse lo mismo con un profundo bosque del presente como telón de fondo (de hecho tengo entendido que así fue pensado originalmente). Pero se invoca el elemento ci-fi, y al hacerlo, se echa falta mayor detalle sobre muchas cosas: la catástrofe que dio pié a la evacuación terrestre (con la subsiguiente crítica del capitalismo desenfrenado muy desaprovechada),  la naturaleza de los extraterrestres enemigos (otra vez la figura de lo "ajeno malo", siguiendo la obtusa y polarizada tradición cultural yankee de los tiempos de la Guerra Fría: pero ay, señores, no existe ser maligno por sí mismo), etc. Insustancial, por más que nos gusten los actores.

*****

Superman, Man Of... ¿Stalin?


No, el título no es baladí. Las referencias directas a las políticas de control de la Natalidad de Krypton y esos relieves labrados en metal de soldados kryptonianos cuando se está contando la Historia del planeta (que recuerdan poderosamente a la iconografía soviética: baste ver la escultura El Obrero y la Koljosiana: los soldados de la película mantienen la misma actitud y postura, y hasta la monocorde y siniestra banda sonora en ese momento parece que va a derivar en el Russians del Sting), junto con la Hoz en el pecho del general Zod (sic), dejan claro que Krypton es/era comunista. 

Una analogía que se capta rápidamente durante la película


El Obrero y la Koljosiana

El Superman de Snyder viene a ser la consagración de la aculturación neo-liberal a través del Hollywood actual. Un monumento al capitalismo. Si el Batman de Nolan abría cabezas de Indignados de Occupy codo con codo con la policía (abajo los Bancos decían los criminales de Gotham; en cierto momento hacen un paripé de juicio popular a la Robespierre en clara referencia a la Revolución Francesa, la que vio nacer nuestro sistema político actual, dejando claro el afán anti revolucionario del conservador y reaccionario encapuchado así como de sus productores y guionistas), el Superman de Snyder machaca comunistas. De nuevo revivimos la catástrofe del 11-S, con edificios cayendo de la misma (y sospechosa, no lo olvidemos) manera que las Torres cerca del final de la película, como hemos visto en Monstruoso, Transformers, etc., y se verá en Star Trek: En La Oscuridad. De nuevo se esgrime el arma del miedo con el fin de que las mentes indefensas odien, teman, voten, y apoyen los negocios armamentísticos e intereses de su "nación". 

La película carece de títulos de crédito iniciales (curioso, siendo Snyder conocido, entre otras cosas, por los épicos títulos de crédito de la apertura de Watchmen): el autor tiene prisa por contar la historia. Tiene uno la sensación de estar visionando, no ya un largo videoclip (como otras veces se ha dicho del realizador), sino un largo trailer, en el que no llega a pasar nada verdaderamente porque todo queda en el aire, con la promesa de tomar cuerpo más adelante, cosa que jamás llega a ocurrir. Sello éste del estilo nervioso y visceral de Snyder. Luego está la música (o lo que hace las veces de banda sonora): grandilocuente, ruidosa, contundente (como la BSO del Caballero Oscuro), efectista, pertinaz, tratando de poner el acento a escenas que no lo tienen. Es como si te estuvieran diciendo: "mira a la pantalla, esto es importante, la música suena a toda pastilla, tiene que ser importante". No lo es. 

Huelga mencionar las varias incoherencias internas que comete la cinta, como ese Kevin Costner dejándose morir durante un tornado, sólo para evitar que un puñado de personas vean (o no, entre tanta vaca voladora) a su hijo adoptivo en acción. Conté varias más, pero por desgracia últimamente olvido con rapidez los detalles de las obras que no me llenan, que no me aportan nada. Para lo que me sirven... 

No, no es que apoye yo del todo al General Zod. Soy una persona austera y frugal por naturaleza, pero me gusta elegir libremente esa austeridad. No soportaría que ningún gobierno me la impusiera. Pero opino que la propaganda cultural yankee, de consabida, algo contenida y hasta graciosilla, está pasando a escandalosa... y peligrosa. Igualmente peligrosa que las manipulaciones históricas de cualquier gobierno tiránico. Además, ¿de qué peligro nos previene esta cinta? El peligro comunista hace tiempo que no es real, si es que algún día lo fue de facto. Son todos peligros ficticios (el terrorismo, el comunismo, el elemento alien, lo ajeno, todo lo que esté fuera del control de los EEUU) que el Pentágono diseña muy convenientemente o exagera para mantener a la población de EEUU y del Mundo temerosa e ignorante de sus verdaderos quehaceres: El negocio de la guerra, de la obesidad y de los medicamentos: y toda esa culturilla necesita sus héroes: Es aquí donde entran en juego los superhéroes, embajadores de la cultura neo-liberal yankee en todo el Mundo. La pobre mitología de un pueblo extremadamente militarizado y controlador, dirigido por grandes fortunas, y culturalmente en su hora más baja. 

Incluso sin politizar, Man Of Steel no es una película divertida ni entretenida como ha de ser una producción de este tipo. En ese campo, Marvel va ganando la partida. Aunque tampoco cuenten nada interesante.

*****

Alguien dirá que qué se podía esperar de Hollywood. Sobraría entonces con invocar un pequeño grupo de pintorescas palabras yuxtapuestas: Cristal Oscuro, Willow, Conan El Bárbaro, Star Wars Ep. IV-V-VI, , Matrix, Distrito 9, Avatar, etc. 

Y ahora id a leer la crítica de la hermosa Conan, El Bárbaro, algo que sí merece la pena. Odio mancharme las manos con basura.



domingo, 30 de junio de 2013

El Conan de John Milius y Oliver Stone


Tengo treinta y tres años.

Anteayer a la medianoche, comprendí por primera vez Conan, El Bárbaro, la película de 1982 dirigida por John Milius (he de investigar sobre este Señor) con guión del mismo y Oliver Stone. Por primera vez tras múltiples visionados y mañaneras interpretaciones, sentí complicidad con el personaje. Debe ser duro hacer todo lo que hace, difícil tomar esas decisiones y llevarlas a cabo. Conan madura demasiado deprisa: se ve expuesto a todas las experiencias físicas de la vida muy temprano: muerte, dolor, explotación, sexo, guerra, placer. Y por eso, porque ya las conoce de sobra, puede dedicarse a buscar lo auténtico, lo espiritual, el resto de su atribulada vida; porque ha madurado. Porta la Rueda de la Vida (la misma que se ve obligado a empujar durante varios años tras caer prisionero del pueblo invasor, en una secuencia en que el personaje hace avanzar el reloj de sus días a base de sudor y músculo) colgada del cuello.

Resulta que finalmente Conan no es la masa de músculos que nuestros ojos, a veces infantiles y traviesos, pretenden que sea. Finalmente es todo lo contrario. Es la reivindicación de la personalidad, del camino propio, del individualismo, de la Justicia: por encima de todo imperio o poder fáctico. Un überman auténtico, sin colores ni capas, con el ceño bien fruncido. Porque todo héroe verdadero es dramático.

La respuesta última no es la venganza (consumada de la manera más épica que hemos visto): la gran revelación es que el combate continúa después, eterno. El Secreto del Acero, aquel en que su progenitor le iniciara, no es la violencia, no el acero en sí. Es la combatividad, la lucha por lo que uno cree, la búsqueda del Yo a brazo partido. El buen uso de la técnica (metal), el combate dialéctico en el plano más cotidiano. Pues al final, el mensaje es claro: Mata, masacra a tus sacerdotes de la serpiente, mata a tus sacerdotes de Set, no lo dudes ni un momento. Llevando los aportes de las buenas obras al plano personal, algunos tendríamos que haberlos enfrentado hace media vida, pero más vale tarde que nunca, aunque más ardua sea la tarea.

Huelga mencionar la enorme banda sonora a cargo de Basil Poledouris (imposible el mero amago de comparación con cualquier partitura del Hollywood actual), que refleja maravillosamente el espíritu de la cinta (refleje ésta mejor o peor el espíritu de los libros de Robert E. Howard): Grandilocuente, gloriosa, épica (aludiendo a las proezas físicas del héroe), pero salpicada de acordes menores, trágicos, dramáticos, vehementemente tristes, que nos recuerdan que Conan no consigue ninguno de sus logros sin sufrimiento; no mata sin lamentarlo, no vence sin recibir heridas. El precio de seguir  el camino propio, por encima de toda convención, pronóstico y probabilidad.



 El pequeño Conan pierde la mano de su madre demasiado pronto. Aquí desaparece el Niño que no retornará hasta consumarse la venganza, completando a la persona. 


La sobrecogedora mirada del sacerdote de Set, embaucadora, solo útil a sus propósitos. Conan contempla cómo su madre se doblega ante ella y por ello pierde la cabeza. En el futuro, se enfrentará a la misma situación, pero entonces el acero vencerá  a la carne, rodando la cabeza del sacerdote. 

Una de mis escenas preferidas. Crucificado a un árbol como el titán Prometeo (la referencia se observa hasta en el buitre que intenta comerle, como en el mito clásico), es rescatado por un amigo. La risa oronda que escupe cuando ve a su rescatador en la lontananza refleja la alegría de sobrevivir, y a la vez la de saber, de pronto, el futuro que le espera al asesino de sus padres. La música que suena a partir del minuto 2:00 es una de mis preferidas de la banda sonora. Es de una belleza inexorable.



Toda la cinta es de una belleza sobrecogedora. 


martes, 11 de junio de 2013

Epitafios

Hoy, que hago dos años de casado, me he acordado de una frase del gran Eduardo Segura en aquella conferencia a la que tuve la suerte de asistir el año pasado (entrada aquí). Abogando por el librepensamiento, decía que se sentiría suficientemente realizado en la vida si el día de mañana su epitafio cantara su nombre y, debajo: "Librepensador". A mí, no sé por qué, se me ha pasado éste por la cabeza mientras hacía acopio de cartones y botellas vacías para el reciclaje:


Fulanito de Tal

Iba a su puta bola.



¡Ops, he dicho una palabrota! ...

miércoles, 15 de mayo de 2013

Merkel... ¿Comunista?

Recientemente se ha publicado en Alemania un libro que prepasa la vida de la Canciller alemana Angela Merkel y que pone de relieve sus convicciones comunistas del pasado. Como pequeña reflexión sólo puedo concluir dos opciones. O el libro miente/se equivoca o bien (como es más probable, dado que esta polémica venía ya de atrás) le pudo el poder y cambió de signo político radicalmente en su treintena cuando fue encumbrada a la cancillería (o mientras ascendía), o simplemente cambió de opinión con los años.

Tal vez aguien de mentalidad de derechas puede pensar "¡Merkel comunista, claro! ¡Por eso es tan malosa!". A tal sujeto/a habría que aclararle el pequeño detalle de que las políticas de Merkel desde hace años son de cuño claramente derechista y neoliberal.

Podría pensarse, de una manera algo retorcida, que le queda elgo de ese comunismo dentro y que por eso predica la AUSTERIDAD frente al consumismo. Pero ese argumento hace aguas cuando vemos que los recortes que sales de su administración (y llegan a España) inciden en lo Púlico, en el Estado, idea sagrada en el marxismo. No, eso no tiene nada de izquierda, ni de política social.

Extraño cómo algunos pueden dar un giro político tan brutal. El caso de Merkel es paradigmático. Ahora, que tampoco me extraña un comportamiento bipolar tan acusado en alguien que de joven visitaba con devoción la tumba de Stalin, uno de los dictadores más nefastos del siglo pasado, y a quien también corrompió el poder. No tanto Lenin, durante cuyo mandato se permitieron la propiedad privada y la libertad de pequeña y mediana empresa (¡anda! ¿de verdad? Sí, de verdad; está en los libros).

La ex-comunista Angela Merkel.

Cajamurcia/BMN

Hace un par de semanas mi banco me cobró una comisión de 1,5 euros por hacer una TRANSFERENCIA NACIONAL (miserable, además). Me dirigí a la sucursal más cercana del mismo a preguntar la razón del despropósito, esperando escuchar alguna ilustrada lindeza. Pero la chica que había en la caja se quedó boquiabierta cuando se lo conté. Me dijo que no era de ninguna manera normal siendo yo cliente del banco (desde hace tiempo, además, aunque, ¿qué demonios debería importar el tiempo?), así que intentó desde su ordenador eliminar ese cobro de euro y medio cada vez que hiciera una transferencia. Pero me dijo que no estaba segura de si funcionaría, que me dirigiera a la sucursal donde me abrí la cuenta originalmente (Espinardo, Murcia). La falta de tiempo me impidió ir hasta Espinardo a preguntar lo mismo ( y gasto más gasolina en llegar que ese euro y medio dichoso), y esperé a ver si en próximas transferencias se producía el consabido agravio. Acabo de hacer una y se me han vuelto a cobrar 1,5 euros de comisión, en mi propio banco y en una transferencia nacional. Seguidamente voy a ponerme en contacto con la sucursal de Espinardo, por supuesto. Pero todos sabemos muy bien que entre que la gente como yo se da cuenta del atropello, llama a la sucursal, expone el caso y se soluciona (si es que no se le convence a uno de que el cobro de la comisión es normal y que vaya dando las gracias por que no se le flagelen las carnes en público escarnio), el banco se saca unos cuartillos que quedan en sus arcas. De la misma manera en que las compañías telefónicas suben de un mes a otro veinte euros la cuota que tenías contratada con una serie de catastróficas excusas. ¿Es culpa del cliente, que no se preocupa por revisar los detalles de sus cuentas y contratos? Es culpa de las corporaciones que realizan "catas" aleatorias de estafa ya prediseñadas en las oficinas, y que obtienen su rentabilidad en el espacio de tiempo que va desde que el cliente se da cuenta e inicia los trámites para el cambio de compañía hasta que éstos finalizan (en Telefónica, incluso después de cambiarme, estuvieron intentando cobrarme un par de euros mensuales por el alquiler del aparato telefónico, que decían era suyo; lo había comprado yo en una tienda). Es culpa de las corporaciones que prefieren mantener desinformado al cliente. El cliente no es estúpido, son los bancos y grandes corporaciones quienes son demasiado listos. E inmorales.

Todo esto me recuerda poderosamente al estado del pueblo en tiempos del Antiguo Régimen, gravados por impuestos y resignados a la mala praxis de los poderosos. Mismo perro con diferente collar, no me cabe la mínima duda. Seguimos en la Prehistoria Social.


lunes, 13 de mayo de 2013

Instancia al Ayuntamiento de Murcia: vallado para perros

Ésta es la solicitud que estoy preparando para enviar al Ayuntamiento de Murcia con el fin de que se nos cerque uno de los múltiples espacios ajardinados de mi zona para dejar en libertad a nuestros queridos canes sin que ello suponga agravio ni perjuicio moral alguno a los vecinos. Queridos amigos, vecinos y demás, copien, peguen y envíen  incluyendo sus datos  si así lo requieren. Epero que mi escrito sirva como plantilla o borador de la misma para casos parejos:


D. ANTONIO RUIZ RUIZ, de 33 años de edad, profesor de Educación Secundaria, con DNI ........., vecino de Murcia con domicilio en ...................,

EXPONE:
Que siendo propietario de perro y precisando de un considerable espacio vital fundamental para que éste transite y se ejercite en libertad, y habiéndole llamado la atención las autoridades públicas repetidas veces debido a la prohibición legal en la CCAA de Murcia de dejar a las mascotas sueltas,

SOLICITA:
Que dada la abundancia de amplios espacios verdes poco transitados en el área de su domicilio (zona entre Carrefour Zaraiche y Avda Juan de Borbón) y estando la mayoría desocupados la mayor parte del tiempo, se considere la construcción de un vallado suficientemente amplio en uno de los mencionados espacios verdes con el fin de que su mascota y las de vecinos en similares circunstancias puedan ejercitarse en libertad sin que ello suponga molestia alguna para los viandantes y vecinos no propietarios de mascotas.

Murcia, a lunes trece de mayo de dos mil trece.

ANTONIO RUIZ RUIZ.

miércoles, 1 de mayo de 2013

1 de Mayo



Como todos saben, el 1 de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, se establece como festivo por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional (París, 1889), curiosamente en homenaje a los "mártires de Chicago", sindicalistas que fueron ejecutados en Estados Unidos. Digo "curiosamente" porque precisamente en ese país, EEUU, donde ocurrió el triste evento, no se celebra tal festividad desde que el presidente Cleveland decidió pasar ese día a septiembre, por temor a que creciese el movimiento socialista en EEUU.

Pues bien, en este sagrado día en que media España y medio Mundo (y si no, un cuarto, y si no un 10%, lo mismo da que da lo mismo, seguimos siendo "el 99%" que ya se entonaba en los preliminares de la última gran Revolución) salen a la calle para expresar libremente sus reivindicaciones (por aquello de la libertad de expresión, aunque últimamente los gobiernos reaccionarios como el español estén disolviendo tales acontecimientos con violencia, a menudo provocándola desde el mismo interior de la masa), varias cosas se me han pasdo por la cabeza. Para empezar, me pregunto con estupefacción cómo la derecha española no se da cuenta de la cantidad flagrante de gente infeliz con el sistema y las medidas actuales en España (a la postre, cuna de los Indignados, uno de esos movimientos que, nos riamos de él o lo apoyemos como servidor, muy probablemente pasará a los Libros de Historia como la semilla de la Razón, la necesaria Resistance anti-neoliberal, al menos en el aspecto ideológico-cultural); un rincón de mi cerebro me envía la respuesta: "Antoooonio, si no quieren ver, jamás veráaaaaan", lo cual me produce una pequeña liberación de endorfinas. Pero entonces me llegan ecos de desafortunios verbales que he oido decir en alguna ocasión (demasiadas) a mis allegados (en el plano físico); por ejemplo, que "todos los que se manifiestan son una panda de hippies". Los miro y no me lo parecen. Hay muchísima gente seria con una capacidad verbal que ya quisiera yo para mí, y con argumentos que harían papilla el programa de reformas de nuestros políticos si les cayeran encima, por la cantidad de Razón y mesura que encierran. Otra, "que son una panda de violentos". Y yo sigo viendo a gente de mediana edad, pacifista y alguno diría que hasta mansa, armados sólo de Palabras y leitmotivs y portando calvas y barrigas con dignidad y una sonrisa en los labios; muchos de ellos son enseñantes y gente del Mundo de la Cultura... muchos de ellos llevan años enseñando la Historia, las Ciencias o las delicias de nuestra Lengua a las nuevas generaciones; me pregunto qué lugar a dudas cabrá cuando la Cultura se decanta tan claramente por un lado. Qué lugar a dudas, demonios. Qué-lugar-a dudas. Otro triste razonamiento es que los manifestantes "son una panda de vagos y perezosos"; pero no son ellos quienes se levantan a las 10 para darse un paseito por el negocio familiar, y si muchos no trabajan es simplemente porque no pueden.  Otra buena es "yo no me manifiesto porque no sirve de nada", o "porque no me quiero ensuciar", o simplemente "porque no estoy de acuerdo con las reivindicaciones"; yo desde aquí invito a cualquiera de este sentir a que salga a la calle y se una al sentir popular, porque si no lo ha hecho nunca o hace décadas desde la última vez, puede que se sorprenda del ambiente y razonamientos en este tipo de actos. Y si no, pues habrá que invocar esa mítica frase de los Celtas, "Tranquilo majete en tu sillón". Todo va bien, todo va bien (esta es de uno de esos robots de peli de ci-fi que intenta engañar a la población, quizás THX o La Fuga de Logan... pero ¡espera! ¿no era Aznar, Bush´s friend, quien decía que "España va bien" justo en el momento en que la dichosa burbujita empezaba a inflacionar?). Tú no te muevas, tú eres mejor, has nacido para... para... hmm, para no moverte, guapo. Para la dolce vita. Te lo has ganado, fiera.

Visto y escuchado un poco de lo que ha pasado en el Mundo hoy, me quedo con dos frases. Una es del mismísimo Papa (contra todo pronóstico, pero la vida es Cambio), otra es de un manifestante español. La del Papa Francisco es:

Menos beneficio egoísta y más justicia social.

El verdadero Cristianismo haciendo su trabajo. No, no el cristianismo que se ampara en los poderes fácticos, que se arrima al poderoso como históricamente tantas y tantas veces, tampoco el cristianismo fundamentalista como arma política  a lo Bush, usado para invadir un país, o para condenar a ciertos colectivos sociales... No, el verdadero Cristianismo. El de los pobres, el que predicaba Jesús. Y, ay, amigos, por muchísimo que les pueda doler a algunos que se consideren cristianos... ay, ay, ay amigos: el  mensaje de Cristo fue el del mayor Indignado de su tiempo, alguien que acusó los males del imperialismo romano (el neoliberalismo de la época), y no se puede sino relacionar con las reivindicaciones de justicia social de quienes sufren. Asimismo, ha pedido en su discurso del 1 de Mayo el Papa que los empresarios traten bien a sus trabajadores. Porque demasiado a menudo los tratan como moneda de cambio, como carnaza, como mercancía, como si fueran "gentuza que no merece algo mejor", privándoles de su dignidad (la que el mismo empresario ha predido... aunque siempre podrá recuperar). Sé lo que digo, lo he vivido en mis carnes como proletario (y esa es una sensación que TODOS deberíamos experimentar si queremos hablar de estos temas, la explotación laboral y las malas maneras de un jefe que sabe escribir su nombre por misericordia divina) y más tarde lo he constatado hablando directamente con quien estaba "arriba" y me ha dicho directamente poco menos que sus empleados/as "son basura". Olé y olé y olé. Tú sí que vales. Puede que yo no sepa de empresas, pero ay... el factor humano está por encima de cualquier concepto empresarial, por encima de mí y por encima de tí. Yo, gracias a Dios, me di a las Humanidades.

La otra frase con la que me he quedado ha sido, como decía, de un manifestante español (que en parte parafraseaba a Emiliano García-Page, aunque puestos a buscar autorías, esta misma idea la suscribimos miles y miles de españoles, y decenas de miles en todo el Mundo):

Están utilizando la crisis para implantar su sistema privatizador de los servicios públicos. Hemos retrocedido treinta años.

En efecto. Yo hasta diría 50 o 60 años, cuando las grandes empresas capitalistas españolas apoyaban y eran apoyadas por ese régimen nefasto que no quiero nombrar, y cuya sombra sigue planeando sobre nuestras cabezas, casi introducido en los genes de muchos españoles que niegan su afinidad con Franco (lo he nombrado) pero que, en una situación pareja a la que se vivió en la Guerra Civil Española, apoyarían sin dudar a la facción conservadora. La frase es clara, y lo dice sin tapujos: las fuerzas conservadoras (habría que analizar qué se quiere exactamete "conservar" más que dolor, desigualdad, miseria, violencia e incultura) usan la coyuntura de la crisis para implantar definitivamente y sin escrúpulos su sistema neoliberal (privatizador de los servicios públicos) directamente importado de los EEUU más decadentes y cainitas de su corta y falseada historia. ¿Por qué privatizar? ¿Es que van a gestionar mejor las instituciones estos empresarios? ¿Es que hay elegidos, aristoi, personas mejores? La idea de superioridad está en sus cabezas, no es real, y es un lastre de este nefasto régimen que tendremos que eliminar para el siguiente ciclo histórico.

Le queda a uno la sensación de que aún vivimos en una sociedad de castas en la cual, quien tiene medios llega a creerse, en una suerte de locura transitoria generada tal vez por la comodidad, el aburguesamiento y la auto-complacencia, mejor que el proletario, el cual, tal vez, de poseer los mismos medios que el mencionado altoburgués, es muy posible que los aprovechara diez veces mejor que aquel. Esa es una revelación que tienen que aprender: El hecho de que nazcas rico o lo consigas por un golpe de suerte (la suerte, el milagro, siempre juega un papel importante) no significa que seas per natura superior... de hecho, cualquier trabajador medio puede tener más agallas, inventiva, capacidad de trabajo, inteligencia, y sobre todo valores, que tú.


 Todo esto se soluciona con Cultura, con Educación. La semilla del civismo y de los Valores sociales, para empezar dignidad y respeto. Porque vivimos en Sociedad. ¿No se han dado cuenta? La derecha española nunca me decepciona, se posiciona siempre donde se espera que lo haga: anquilosamiento e ingnorancia. Yo elijo el Progreso.





Frase del día


-Julian, ¿qué hay que hacer para ser rico?
-Lo que te gusta.

Extraída de la película francesa Le Papillon, una de esas delicias galas llenas de cotidianeidad, sencillez y costumbrismo, que en horita y media pone orden al cosmos a través del simple paseo por el bosque de un anciano y una niña. Hablaba mi amigo Bartolo (entrada anterior) de la pérdida de valores hoy en día (asunto que no seré yo quien vaya a negar, sino que más bien lo llevo acusando desde que me recuerdo); pues esta es la clase de obritas que, auténticas intrusas en la cultura popular de masas de hoy, contienen preciosos valores asentados en la sencillez, la madurez y la sabiduría cotidiana. Pero hay que buscarlas en lo pequeño, no en los círculos del mainstream, pues hablan bajito y si no se está muy en silencio es imposible escucharlas...




La Amalgama de Bartolomé Medina

Uno no puede sino recomendar esos rincones llenos de Razón que en ocasiones se encuentran por los lares perdidos de la red. En este caso, recomiendo encarecidamente el blog La Amalgama, de Bartolomé Medina, antiguo compañero de trabajo y ser de trato cándido y enriquecedor. En esta ocasión, recomiendo la lectura de la entrada "El avance de los cinicos". Tiempos muy curiosos éstos, muy curiosos. Me pregunto cómo los juzgará la Madre de las Ciencias cuando llegue el momento. ¿"Vivían en un estado de semi-esclavitud no oficial semejante al de sociedades pretéritas"? Y tú, ¿conoces a algún precariado?:

EL AVANCE DE LOS CÍNICOS (pinchar)



Bartolomé Medina

sábado, 13 de abril de 2013

Cahiers du BD

La Búsqueda Del Pájaro Del Tiempo

(La Quête De L´Oiseau Du Temps)



Es el nombre de la BD (bande desinée, como llaman al tebeo o cómic en Francia y Bélgica; junto con la española, personalmente es la nomenclatura que prefiero, pues tales dos mayúsculas son ya garantía de calidad y cuidado en la facción, y se refieren a todas las historias de tal medio publicadas en Europa en ese formato tan especial de páginas enormes y tapas duras) que me estoy leyendo "a cachos" y que alegra algunas de mis tardes de un tiempo a esta parte. Escrita por Le Tendre y dibujada por Loisel, comienza a publicarse en 1983 esta historia de fantasía heroica con ese sabor particular que tenían la Ci-Fi y la Fantasía en los Ochenta, a lo Cristal Oscuro.

Recientemente he tenido ocasión de terminar el volumen 3 (El Maestro), que me ha dejado un grato sabor de boca y del que me gustaría extraer dos pequeñas lecciones, dos perlitas de sabiduría escondidas entre colores y trazos de símbolos, templos en ruinas, bosques frondosos, confrontaciones fatales, magia y niebla, mucha niebla. La que protege a ese Mundo de Fantasía, a ese Faërie inescrutable y peligroso del que hablaba Tolkien en su ensayo Sobre Los Cuentos De Hadas. Y son:

-Lección de El Rijo (El Maestro):

 El orgullo conduce a la muerte.
 
-Lección de Fol-De-Dol, la pequeña criatura mágica que gobierna el río Dol (literalmente, "el loco del Dol"):

Razón y Locura anidan en el mismo lugar.
Cuando la Razón es liberada, vuela libre.
Cuando la Locura es liberada, apesta a podredumbre.
Pero al volar, la Razón "a merced de todos quedará, del todo desamparada", esto es,
otorga sus virtudes a todos, pero a la vez queda expuesta, pudiendo agotarse.



viernes, 12 de abril de 2013

La última noche de Robespierre


La pasada primera evaluación, allá por los estertores de 2012, al mismo borde del fin del Mundo, pedí a mis alumnos de 4º de la ESO que compusieran para la materia de Historia un relato corto sobre la figura de un tal Robespierre, agitador, revolucionario, jacobino, amigo de los sans-culottes y varias cosas más, aprovechando que estaba explicando en clase la Revolución Francesa. El ejercicio era simple: yo les daba un encabezamiento y ellos continuaban la narración libremente. El resultado fue muy gratificante; se percibía el espíritu ora inconformista, ora sosegado, ora contemplativo, ora rebelde de cada uno de ellos. 

Maximilien Robespierre (1758-1794) fue uno de los principales líderes de la Revolución Francesa. A la cabeza de la facción más radical, los jacobinos, gobernó durante la llamada época del terror, en que cualquier movimiento en falso podía ser motivo de acusación y donde se propagaron la delación y la sospecha. Unas 50.000 personas resultaron ejecutadas, entre ellas miembros de la realeza. Se me antojó interesante que mis alumnos escribieran sobre este controvertido personaje, guillotinador guillotinado, precisamente en estos tiempos de cuestionamiento del sistema, reaccionismo político, agitación social e indignación, en cierto modo equiparables al ambiente revolucionario francés de entonces. ¿Acabaremos igual? ¿Podemos equiparar los movimientos Occupy  o Indignados al de los sans-culottes del XVIII? ¿Volvemos a ser el “99%”? ¿Acaso el nuevo régimen resultante de todo aquello, el nuestro, se está quedando antiguo? ¿O tal vez tísico de tanto régimen? ¿Se puede poner a un régimen a régimen? Son éstas cuestiones que me tenían turbado, pero allí estaban mis alumnos para arrojar un poco de luz sobre tanta sombra. 

Los siguientes dos relatos son obra de los alumnos de 4º de la ESO del IES Prado Mayor de Totana (Murcia): Juan Carlos Salas García y Dan María Cánovas Robles; cada uno presenta una visión personal, intransferible, de lo que sería la última noche de un Robespierre ya condenado a muerte por sus detractores, de un héroe, de un villano, de un violento, de un visionario. Para un humilde servidor tal vez la exaltación de la violencia y el terror durante la dictadura de Robespierre dieran al traste con los objetivos primarios de la Revolución, pero sobre todo otorgaron carta blanca a las facciones más conservadoras para hacerse con el poder, hasta hoy. Juzguen ustedes mismos. Les dejo con Dana y Juan Carlos. Que lo disfruten.

                                                                               
                                                                                            Antonio Ruiz Ruiz.
                                                                        Departamento de Ciencias Sociales.


La última noche de Robespierre


Maximilien tomó la pluma y la mojó delicadamente en el tintero. Empezó a escribir sus últimas palabras, sobre su vida,  opiniones y deseos. La luz de la luna atravesaba los oxidados barrotes de la pequeña ventana de la celda, iluminando justamente aquel viejo papel. El frió y la soledad le rodeaba totalmente en aquella estancia, solo oía el sonido del viento y a un pequeño ratón que corría fuera de la celda libre. Lo miró con detenimiento, deseando al mismo momento haber sido aquel pequeño ratón, en el cual nadie se fijaba y podía ser una sombra más de la noche.

Cuando iba a escribir la última palabra se dio cuenta que el tintero estaba vació, haciendo esfuerzos por marcar aquellas líneas en el escrito se hizo un fino corte en el dedo, ocurriéndosele la idea de utilizar su propia sangre para poder terminar lo que tanto le había costado escribir. Lo firmó, lo dobló  y apoyó su cabeza sobre la dura pared de ladrillos, pensando en que tendría que haber hecho para no terminar así, en el grave enfrentamiento con los sans-culottes y sobre todo lo que le esperaría mañana.
 La luna fue envuelta por un instante por las grises nubes que daban tormentas, todo se quedó oscuro, el viento ya no soplaba y el ratón había desaparecido; pero algo brillaba entre unas grietas del suelo, se acercó, viendo que era una diminuta llave de plata.
  
¿Qué haría esto aquí?- se preguntaba.

Al lado había una cerradura del mismo tamaño, la metió y la giró, pero no pasó nada, lo intento otra vez más, nada, parecía un juego de niños, no quería perder la noche, su última noche, su último sueño en aquello, pero la curiosidad pudo con él, al girarla por tercera vez, sintió como el suelo se movía, haciendo aparecer un pequeño pasadizo.

Entró, cada paso que daba parecía el primero, no podía retroceder porque parecía que la pared estaba viva e iba tras él, era interminable, no sabía si había bajado ya mas de cien escalones. Al dar el último paso notó que la salida daba al interior de una cueva, pequeñas luciérnagas volaban alrededor de los grabados, tan antiguos que parecían.

La humedad producía que del techo cayeran algunas gotas de agua. Salió de la cueva, encontrándose de frente un florido bosque, por lo grandes árboles subían los tallos de las flores, como si quisieran a la vez atraparlos.

Empezaba a salir el sol, al escuchar un ruido tras él, miró hacia tras y a la vez cayó al suelo, puede ser que hubiera tropezado con alguna rama, alguna piedra o por el mismo cansancio; la culpa era de un ratoncito blanco como la nieve que llevaba una pequeña marca sobre su espalda. Se levantó y delante de él había una bella mujer de largos cabellos negros y ojos grises, llevaba un suave vestido de seda blanco y una tobillera de flores. Le cogió de la mano sin decir ni una sola palabra y le llevó al otro extremo del bosque. Él estaba sorprendido por todo lo que le estaba pasando, sobre todo al ver desaparecer como si nada a ella entre la niebla.

Siguió caminando solo, hasta un solitario pueblo, no había nadie por las calles, las ventanas y puertas estaban cerradas y todo tenía un raro aspecto. A la vuelta de unas de la calles encontró a un niño sentado jugando con tres piedras, cada una de un color.

El chico no se inmutó ante la presencia de Robespierre, no contestó a ninguna de las preguntas de él, solo cantaba una breve canción, aunque siempre se paraba al final sin querer decir la última frase de ella, por parecer misterioso o solamente porque no la recordaba. Dibujó un pequeño triángulo sobre la arena, poniendo en cada punta una de esas piedras, se levantó sacudiéndose la arena de la ropa agujereada, dando por hecho que la llevaba puesta desde hace mucho tiempo, y se introdujo  rápidamente en un callejón.
Robespierre recogió aquellas piedras, que al limpiarlas una de ellas era una preciosa gema, intentó seguir el rastro del niño, pero no lo pudo conseguir, había desaparecido también como la bella mujer.

El calor le iba haciendo tener cada vez más sed, pero a quien le podría pedir agua en aquel pueblo desolado. Por suerte o simplemente casualidad, encontró una fuente con un poco de agua. Cuando sus labios estaban a un centímetro de ella, salió de detrás una anciana, con un bonito pañuelo verde sobre su cabeza.

- Solo puedes beber de esta fuente a cambio de algo- dijo ella, como si fuera la dueña de la fuente.

No tenía saliva para contestarla, así que sacó de uno de sus bolsillos un par de monedas que le quedaba, ella no las quería, le enseñó la pluma que se había guardado la noche anterior, tampoco, le enseñó las dos piedras, guardándose consigo la gema. La anciana le miró con enfado sabiendo que faltaba otra de estas, Robespierre con poco entusiasmo se la entregó. Se dio cuenta que le faltaba una mano, y en la otra tenía un anillo de hilo rojo, que para ella era todo su tesoro. Se guardó en una de sus mangas las piedras y la verdosa gema la tiró a la fuente que de repente se secó y desapareció otra vez tras ella. Solo pudo dar unos pocos sorbos a esa amarga agua que a pesar de todo le quitó la   
sed.

Caminó, caminó y caminó; delante había otro bosque, que debería hacer, se planteaba, seguir en el pueblo o volverse a adentrar en otro bosque. Aunque si estaba desolado que haría allí. El bosque era un tanto tenebroso, los árboles no tenían hojas, no había flores, no había animales, no había vida. Todo recubierto de un color plateado. En el fondo del bosque había el único árbol con hojas, estas entrecruzadas, iguales que las largas raíces que sobresalían de la tierra. Una parte de la corteza era mas clara, brillaba como un espejo. Puso su oído sobre él, oyó como los latidos de un corazón que bombeaba con fuerza. También se escuchaba lamentos y sollozos. No sabía porque se sentía mal, unas terribles imágenes aparecieron en el espejo, cientos de ejecuciones, pobreza y el dolor de las calles.

 Ahora se había dado cuenta de cuantos errores había cometido, aunque era demasiado tarde para remediar, se acostó sobre una de la raíces y cerró los ojos. Quedándose dormido en un profundo sueño. Pero al momento algo le despertó, al abrir los ojos de nuevo, no estaba en aquel árbol, en aquel mundo, en aquella segunda oportunidad de empezar de nuevo, sino en la dichosa y vieja celda. Todo había sido un sueño, aunque para él había sido tan real, que le hizo dar su última sonrisa.

El ratón de la noche anterior se acercó a él, se subió por su hombro, y le susurro algo al oído. Él creía que se había vuelto loco, pero que más daría. Dos soldados se acercaron a la reja de la celda. Sabía lo que le llegaba. Pero no estaba triste, en su mente resonaba aquellas agudas palabras, se sintió libre y sabía que  por lo menos había vivido aunque hubiera sido en un sueño, un día más.


Dana María Cánovas Robles   4º A


                                               


                                                 
                                                    La última noche de Robespierre


Maximilien tomó la pluma y la mojó delicadamente en el tintero. Se dispuso a escribir en su diario.

“Yo, todo poderoso en Francia, que he velado por los derechos y libertades de cada ciudadano, que he sufrido el poder de nobles y el derroche de un rey inepto, que he sido amenazado y aún así me he sobrepuesto por los intereses de esta gran nación y de quienes la forman, voy a ser juzgado como un vil realista, como un noble sublevado contra la República.

Nunca he condenado a ningún ciudadano, republicano, sino a viles clérigos, realistas y demás gentes que no han querido sino el dominio de un rey en Francia y el avasallamiento de las pobres gentes que solo quieren unos derechos, algunas libertades. Yo solo he actuado como la situación lo requería, si un rey volviese al trono de Francia esto no quedaría impune, la gente sin culpa sería castigada y Francia nunca llegaría a ser la gran nación que sin duda será, pues aunque me ejecuten, estamos en tránsito y a la gente le gusta el cambio.

Desde la muerte de mi gran amigo Marat siento que la situación cada vez es más difícil, tenemos guerra y no tenemos dinero, y aunque luchamos por unos ideales nobles, los ideales no ganan guerras. El futuro de Francia está en manos de lo que hagan unos burgueses adinerados, que solo querrán beneficiarse a sí mismos.

Supongo que si pudiese volver a empezar haría algo un poco diferente pero creo que casi todo ha sido absolutamente necesario pues en este tiempo no es sino la solución que menos nos gusta la que más nos beneficia.
Tal vez sea verdad que el poder pudo conmigo y también el miedo y no haya sido yo mejor que cualquier incompetente de los que yo desprecio pero esto solo puede beneficiar a Francia pues si ya ha pasado una vez no tiene que volver a suceder.

Si me merezco ser ejecutado que me ejecuten, pero que me recuerden como un salvador de la Revolución”.

Maximilien François Marie Isidore de Robespierre fue ejecutado en París, el 28 de julio de 1794. Fue uno de los más prominentes líderes de la Revolución Francesa.


By: Juan Carlos Salas García  4ºA



 Maximilien François Marie Isidore de Robespierre (1758-1794)